Brasil Nos Duele

Como educadoras y educadores populares, no podemos ser indiferentes frente a las noticias que nos llegan desde Brasil. Brasil nos duele, nos duele la política de muerte impuesta por el poder que muestra una vez más, una total indiferencia y menosprecio hacia su pueblo. El presidente Jair Bolsonaro, no deja de manifestar en cada acto y acción expresiones e iniciativas racistas, misóginas, conservadoras, que tiene como consecuencia una profunda y grave crisis económica, política, ecológica y sanitaria en Brasil. Sin lugar a dudas, en Brasil las políticas de austeridad implementadas bajo la presidencia de Bolsonaro son alarmantes e impactan considerablemente sobre los derechos humanos, territoriales, de la naturaleza. Se están cometiendo crímenes de lesa humanidad con total impunidad.

La pandemia covid-19 no deja de expandirse en todo el territorio brasilero, avanza sin pausa, se registran escalofriantes números de muertos y personas infectadas, aunque también se advierte la existencia de un subregistro de covid-19. La situación epidemiológica es preocupante, las camas hospitalarias son insuficientes y el resultado son más y más muertes. El colapso del sistema de salud, afecta considerablemente a las poblaciones más pobres, significando un exterminio selectivo que se devela en la inacción gubernamental y política, como también en la brutal desigualdad en términos de condiciones de vida, vivienda, salud o alimentación que presenta la sociedad brasilera.
Paralelamente, la política de disciplinamiento social y la criminalización se recrudece, por ejemplo tan solo en Rio de Janeiro, el número de personas afectadas por balas perdidas aumentó 34% durante la cuarentena.
En este contexto tan complejo y doloroso que transita nuestro territorio hermano brasilero, abrazamos la dignidad de los movimientos sociales de Brasil, que responden y enfrentan las políticas de muerte con iniciativas que refuerzan lazos solidaridarios y de protección social efectiva. Las apuestas de salud territoriales, comunitarias y pedagógicas son una demostración de que es posible y necesario otro modelo de salud y de sociedad. Como también la campaña que han emprendido movimientos sociales campesinos de Brasil, donando toneladas de alimentos saludables para aquellas poblaciones más afectadas en el marco de esta crisis. Esta acción demuestra que otro modelo alimentario, no solo es necesario y prioritario, sino que es posible y que desde hace años está siendo impulsado por diferentes movimientos del campo.

Admiramos el trabajo incansable que llevan adelante cotidianamente los y las militantes populares, sociales. Saludamos la acción solidaria articulada por el Frente Brasil Popular y el Frente Povo Sem Medo.

La esperanza del cambio está en el pueblo y en compromiso de los movimientos sociales que construyen alternativas reales para frenar el modelo de muerte impuesto por los poderes hegemónicos.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *