Al terrorismo de Estado NUNCA MÁS, repudio a los dichos de Aldo Rico

Aldo Rico quiere un pueblo sin memoria en una patria sin soberanía.

La ‘patria’ a la que refiere el ex militar carapintada Aldo Rico en el lamentable video que difundió, está en el imaginario social de algunos que produjeron, reprodujeron, callaron, legitimaron, algunos de los hechos más violentos en la historia de nuestros pueblos. Hechos que sufrimos hasta el hoy y que están más vivos que nunca en nuestra memoria.

Entendemos que las crisis que producen y reproducen los sistemas de múltiples opresiones (hace más de 5 siglos) necesitan de la represión de las resistencias a la persecución, al aniquilamiento e intento de desaparición de todo lo que significa la vida y su defensa innegociable. 

Resistencia que surge y resurge frente al orden impuesto por la fuerza, a los proyectos de exterminio que se llevan a cabo, ya sea desde formas de estados nación hegemónicos, desde las élites o como “nuevo orden mundial”, que regulan nuestras vidas y nuestras muertes, a diario y a su voluntad.

Aldo Rico no sólo fue jefe de la Compañía 602 en la guerra de Malvinas, guerra en la que se mandó a morir en las peores condiciones, en un territorio hostil, a personas (la mayoría muy jóvenes), y sirvió a los genocidas como pantalla y simulacro de ‘retirada’ de la escena política de su gobierno de facto. Aldo Rico también, en la vuelta a la democracia y junto con otros militares carapintadas, participó de varios intentos de golpes de Estado. Por ello busca aprovechar un momento de hambre, crisis y tensión política, para justificar la violencia, el odio, y la derechización en nuestros territorios. Vuelve a insistir e intentar provocar otro golpe de Estado. Llama a la unión de otros militares que quedaron repartidos por ahí.

Hoy más que nunca reivindicamos y nos encontramos en los sueños de las, les, los 30 mil compañerxs detenidxs desaparecidxs en la última dictadura cívico-militar-económica y eclesiástica en el territorio llamado Argentina, como en todos los pueblos de nuestra Abya Yala hasta Kurdistán; nuestros estandartes, nuestras guías, nuestras banderas, nuestro horizonte. Son parte de nuestra fuerza que día a día nos hace salir a la calle, cada vez que nos vemos amenazadxs. Entendemos que la pedagogía del ejemplo, es la que les llevó a dar la vida por sus ideales. Las, les, los compas, hablaban en ese momento de las consecuencias que se iban a ver hoy en estas formas de ‘crisis’, porque estaban viendo en ese momento las causas.

Así también revindicamos las luchas que día a día dan los pueblos originarios en la resistencia a su genocidio histórico, que continúa aún hasta hoy cuando son criminalizados y judicializados, ya sea por protocolos anti-RAM, o denuncias falsas difundidas por los mismos medios de malinformación.
Repudiamos enérgicamente todo intento de volver a ese pasado de persecución, desaparición forzada, de todos los tipos de violaciones a los derechos humanos que siguieron perpetuándose y consiguieron otras formas, explícita o implícitamente, formas más o menos masivas, materiales o simbólicas, como la criminalización de la lucha por ejemplo, potenciadas por los medios de comunicación hegemónicos.

Le decimos a Aldo Rico, como a cualquiera que intente aprovecharse de los pueblos a los que consideran no menos que ingenuos, que nuestra memoria late más fuerte y viva que nunca. Que al terrorismo de Estado NUNCA MÁS.

30 mil compañerxs detenidos desaparecidxs, PRESENTE, ahora y SIEMPRE.
VENCEREMOS.